6 consejos para limpiar un suelo cerámico de forma rápida y sencilla

limpiar las juntas de los azulejos
¿Cómo limpiar las juntas del suelo y los rodapiés? 5 trucos infalibles
30 noviembre, 2017
mostrar todo

6 consejos para limpiar un suelo cerámico de forma rápida y sencilla

como dejar limpio un suelo de cerámica

Saber limpiar suelo cerámico es imprescindible para evitar su deterioro con el paso del tiempo. Los suelos suelen ser una de las partes de los hogares, oficinas y locales que más se suelen ensuciar. Por ello, su limpieza siempre es absolutamente necesaria y tiene que realizarse en profundidad.

Si quieres evitar gastar dinero en sustituciones de suelos cerámicos y convertirte en todo un experto de su mantenimiento y limpieza, presta mucha atención a los 6 consejos que te proponemos a continuación.

1. Usa trapos de algodón o cepillos de dientes

Aunque las fregonas agilizan mucho la limpieza de los suelos cerámicos, en muchas ocasiones es recomendable volver a las prácticas tradicionales en el limpiado de los suelos.

Mediante un paño de algodón podrás acceder mejor a las distintas partes de las baldosas y eliminar las manchas más superficiales. Asegúrate de que los trapos de algodón que emplees siempre estén en perfecto estado y renuévalos cada cierto tiempo.

Para los azulejos del baño y la cocina puedes usar un cepillo de dientes viejo que hayas decidido dejar de utilizar. Es importante que mojes el cepillo en una disolución de agua tibia y lejía, por lo que emplea guantes para proteger tus manos. La lejía permitirá desinfectar y eliminar la suciedad acumulada en el suelo de forma efectiva.

En muchos establecimientos especializados en productos de limpieza puedes encontrar cepillos de púas suaves para limpiar los suelos cerámicos. Lo bueno de estos cepillos es que suelen ser de un tamaño mayor que los habituales cepillos de los dientes e incluyen algún tipo de mango o agarre.

pasos para limpiar cerámica

2. Apuesta por el vinagre como desinfectante natural

Además de dotar de sabor a las comidas, el vinagre es uno de los elementos desinfectantes más potentes que podemos encontrar en la naturaleza. Es por ello que muchas personas lo empleen en lugar de la lejía para limpiar suelos cerámicos.

Lo más recomendable es elaborar una mezcla de agua y vinagre, preferiblemente blanco, y aplicarla sobre las baldosas de los suelos con una fregona o paño de algodón.

Para que no perdure el fuerte olor del vinagre puedes añadir un poco de ambientador en la estancia una vez fregado el suelo y abrir las ventanas. Otro de los usos más frecuentes del vinagre es para eliminar la cal de la ducha y los grifos que siempre aparecen tras nuestro uso diario.

3. Añade bicarbonato de sodio o amoniaco al agua que emplees

La mezcla de agua y bicarbonato es muy efectiva para los azulejos  de la cocina, porque tienen un gran poder desengrasante. Puedes usar una esponja suave para que al frotar no dañes las propiedades de la cerámica. Además, el bicarbonato siempre ayuda a mantener el blanco de los azulejos de forma natural.

Para la limpieza con amoniaco siempre se tienen que tomar más precauciones porque es un producto muy corrosivo y provoca irritaciones. Nunca apliques el amoniaco sin protección en tus manos y evita que tus ojos o nariz estén cerca de la mezcla que contenga este producto.

En los hogares con mascotas o niños domésticos siempre es más recomendable usar productos naturales o que no tengan ningún componente tóxico.

banner dimas plus

4. Saca brillo al suelo con limpia cristales

Si quieres conseguir que tus baldosas brillen como el primer día usa un poco de limpia cristales. Con un pulverizador y un trapo de algodón frota toda la superficie del suelo para  que queden relucientes.

Es aconsejable que seques con un papel o trapo el suelo porque a veces los limpia cristales pueden dejar algún tipo de cerco o mancha cuando se secan. Existen también productos quita manchas y desengrasantes que pueden aportar brillo a las baldosas de cerámica, pero siempre es aconsejable que los pruebes antes de expandirlos por toda la superficie del suelo.

5. Recurre al vapor de agua

El vapor de agua es una forma muy sencilla y rápida para limpiar los azulejos de lugares como la cocina o el baño. Para poder hacerlo tienes que:

  1. Poner una olla a presión llena de agua al fuego.
  2. Cerrar las ventanas y puertas para que el vapor no se escape y las baldosas se humedezcan.
  3. Seca todas las baldosas con un paño seco.

En el caso de los azulejos de los baños, aprovecha las duchas con agua caliente para humedecer las paredes y el suelo. Posteriormente puedes pasar un trapo de algodón o la toalla para secarlos bien.

El agua siempre es el mejor elemento para eliminar la suciedad que se acumula en cualquier tipo de superficie, pero si la mezclamos con productos desinfectantes  son siempre mucho mejores los resultados que obtenemos.

Recuerda  que cuando hagas este proceso de limpieza de suelos cerámicos tienes que secarlos muy bien porque, además de resbalarte, la acumulación de humedad puede producir la aparición de moho.

6. Sigue los pasos básicos para limpiar suelos cerámicos

El proceso de limpieza de los suelos siempre requiere tiempo y paciencia, de ahí que muchas personas opten por los servicios de empresas especializadas en limpiar como Dimasplus.

Además de ahorrarnos mucho tiempo, nuestros suelos se mantendrán limpios y en perfecto estado por mucho más tiempo. Con el adecuado mantenimiento de los suelos cerámicos evitaremos su deterioro y tener que realizar reformas para colocar nuevas baldosas.

Los principales pasos que tienes que seguir para conseguir suelos perfectos son:

  1. Barrer o aspirar toda la superficie del suelo: de esta forma conseguirás eliminar la suciedad y el polvo que están en las baldosas. Puedes usar una escoba de cerdas suaves o directamente la aspiradora. Existen muchos accesorios en las aspiradoras diseñados específicamente para limpiar suelos cerámicos.
  2. Fregar: tanto si empleas una fregona como un paño, recuerda siempre usar una buena cantidad de agua tibia y un limpiador diseñado para la eliminación de suciedad en las baldosas de cerámica. Como te hemos aconsejado anteriormente, también puedes usar vinagre blanco, amoniaco o bicarbonato.
  3. Frotar: solo en los casos en los que veas que haya suciedad muy incrustada tienes que frotar con un cepillo para eliminarla.
  4. Enjuagar: para eliminar los restos de grasa o polvo tenemos que enjuagar el suelo con agua y una fregona. Este paso es de vital importancia porque de él depende que tengamos que volver a fregar el suelo y frotar la suciedad resultante.
  5. Sacar brillo: para esto tienes que emplear una mopa o trapo seco sobre toda la superficie.

Los suelos cerámicos tienen un acabado muy bonito y es por eso que todas las casas suelen tenerlos en alguna de sus estancias. Desde la época de los romanos se ha empleado la cerámica para los suelos por los siguientes motivos:

. Aislamiento térmico: los suelos de cerámica evitan que pasen el calor, así como que se produzcan filtraciones de agua. Es por eso que la cerámica se haya empleado para la elaboración de instrumentos de cocina o de tejados a lo lago de la historia. La porosidad del material de la cerámica impide que el agua traspase y se creen goteras.

.Durabilidad: los suelos cerámicos si son mantenidos adecuadamente pueden durar más de 10 años como el primer día. A diferencia de los suelos elaborados con madera, representan una gran resistencia ante los daños que puedan sufrir por el tránsito de las personas, caídas de objetos o los cambios en el mobiliario.

.Practicidad: los suelos cerámicos son muy prácticos y no requieren un elevado coste como pueden ser los de madera o piedra. Además, su sustitución es muy sencilla y nunca son necesarias varias semanas para reparar los posibles desperfectos producidos por el paso de los años.

.Adaptabilidad: pueden colocarse en cualquier lugar de la casa como los baños, cocinas, terrazas, salones, habitaciones, pasillos y trasteros.

.Gran variedad de diseños: existen infinidad de diseños para las baldosas cerámicas dependiendo de nuestras necesidades, gustos y presupuesto económico. Gracias a la tecnología de la impresión digital es muy sencillo elaborar suelos cerámicos que imitan a la madera. Por lo que podemos disfrutar de suelos que parecen parqué pero sin tener que prestar tanta atención y cuidado en su mantenimiento diario.

En Dimasplus contamos con más de 250 especialistas cualificados en la prestación de servicios de limpieza y mantenimiento. A lo largo de todos estos años de actividad empresarial hemos conseguido que nuestra seña de identidad sean la rapidez y la calidad en cualquier tipo de servicio que ofrecemos.

Además, todos nuestros trabajadores cuentan con la formación y equipamiento técnico de última generación para desarrollar sus labores de la forma más eficaz posible.

Algunos de los servicios que ofrecemos son: limpieza de suelos, limpieza de oficinas en Madrid, limpieza de locales, limpieza de cristales, limpieza de hogares y limpieza de comunidades de vecinos.

Esperamos que te haya resultado de gran utilidad este artículo y que con nuestros consejos puedas limpiar tus suelos perfectamente  y en poco tiempo. Si necesitas el asesoramiento de expertos en la limpieza y mantenimiento puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra página web o llamándonos.