Todo lo que debes saber para llevar a cabo una limpieza general

Limpieza suelos porosos
4 consejos y trucos para limpiar suelos porosos
4 junio, 2018
limpiar tarima
¿Cómo limpiar tarima flotante para que quede brillante?
29 junio, 2018
Show all

Todo lo que debes saber para llevar a cabo una limpieza general

limpieza general

¿Por qué necesitas una limpieza general? Muy sencillo, porque muy cuidadoso que seas, siempre habrá rincones a los que en la limpieza diaria de la oficina, del local comercial o incluso de la limpieza del hogar, no podrás hacer frente.

En el día a día lo habitual es limpiar las partes más importantes y visibles, pero cada determinado tiempo hay que realizar una limpieza general que también incluya las persianas, los techos, los armarios, el microondas o el horno, entre otras muchas partes.

¿Quieres saber en qué consiste una limpieza general y cómo llevarla a cabo? En este post te contamos todas las claves para que la realices correctamente. ¿Estás preparado? ¡Allá vamos!

¿Cuándo realizar una limpieza general?

Una limpieza general puede realizarse en cualquier época del año, pero lo ideal es que decidas con tiempo cuándo hacerla. Sobre todo, para asegurarte que la llevas a cabo con cierta regularidad y que tus familiares o empleados son conscientes de que esta se va a realizar.

Pese a que puedes hacer la limpieza general cuando quieras, debes saber que lo más habitual es realizarla a finales de verano y principios de primavera. Suele coincidir con el cambio de vestuario y, por tanto, es un buen momento para limpiar armarios y poner a punto la casa.

limpieza general

En oficinas y locales comerciales, en cambio, es muy habitual aprovechar la Navidad y los meses de julio y agosto. Esto se debe a que son las épocas del año con menos actividad en la mayoría de sectores y, como consecuencia de esto, cuando más empleados se cogen vacaciones.

Y es que, entre que menos personas haya mejor, porque molestarás menos y podrás realizar una limpieza más ágil. De todos modos, en una limpieza general lo importante es el cómo y no el cuándo.

¿Cómo organizar la limpieza general?

Para que todo salga perfecto y en el menor tiempo posible, es imprescindible una buena planificación. Esta la deberás realizar pensando en las necesidades y en la extensión de la superficie. Y es que, no debes organizar igual la limpieza de la casa que la de unas oficinas de tres plantas.

¿Has ido a limpiar y de repente te has dado cuenta que no tenías limpiacristales o legía? Esto no debe pasarte en una limpieza general. Te recomendamos que planifiques, si es necesario con papel y boli, todos los productos que vas a necesitar.

Seguro que hay varios que ya tienes, pero el resto deberás ir a comprarlos. Es una pérdida de tiempo muy grande interrumpir el proceso a mitad y tener que ir al supermercado. Para optimizar, lo mejor es comprarlos todos de golpe y no tener que ir varias veces.

Por otro lado, debes pensar qué objetos vas a utilizar para limpiar los lugares más difíciles de la casa. Tal vez necesites comprar unas escaleras o unos mangos telescópicos. Estos últimos son muy útiles para limpiar cristales.

Otro punto importante es fijar cuánto tiempo vas a dedicar a la limpieza general. Si vas a limpiar la casa puedes calcular qué tardas en dejar impoluta cada parte y después realizar un cálculo general. Será importante que tardes más o menos el tiempo que has estimado, esto te permitirá saber de cuánto tiempo dispones para realizar el resto de actividades de tu día a día.

Esto parece baladí, pero es muy importante porque muchas veces se termina dejando la limpieza a medias por esta razón.

En cuanto a limpieza de oficinas o locales comerciales, el tiempo destinado normalmente será mayor, pero el cálculo debe ser el mismo. La diferencia fundamental es que debes ser más riguroso porque, por lo general, se van a ver afectadas más personas.

Por otro lado, se debe marcar un orden lógico. Lo más habitual, por ejemplo, es aprovechar para retirar y lavar las alfombras, cortinas y demás material sensible, mientras se limpian las paredes y los techos. Lo fundamental es que la limpieza de una parte no provoque problemas en la otra.

Además, se debe concienciar a los familiares y a los compañeros o empleados de la importancia de realizar una limpieza general. Seamos sinceros, puede ser una molestia, así que tienen que entender que es por el bien común. De hecho, está demostrado que en los lugares limpios la gente es más feliz y más productiva.

Tareas a realizar en una limpieza general

Las tareas, como comprenderás, son muchas. Estas son las principales:

  • Ozonización. Eliminar mediante ozono los microorganismos y los olores. Con ello, lograrás evitar contraer virus y otras enfermedades provocadas por bacterias y hongos.
  • Abrillantar. El objetivo es dejar como nuevas las paredes y los suelos. Deberás tener en cuanto los materiales sobre los que vas a abrillantar, no es lo mismo el mármol que, por ejemplo, los azulejos.

limpieza general

  • Limpiar los techos y las cortinas.
  • Desinfección de aparatos eléctricos. Si limpias los teléfonos y los ordenadores de vez en cuando, estos te durarán más. ¡Y los mandos a distancia! Casi nunca se hace y tenemos un contacto físico casi diario con ellos.
  • Limpieza de moquetas, alfombras y otro tipo de textiles.
  • Saneamiento de tuberías y sumideros.
  • Limpieza de metales.

Para la gran mayoría de estas tareas conviene que contrates a una empresa de limpieza como Dimas Plus. Nosotros realizamos un trabajo de calidad con profesionales cualificados y maquinaría de última tecnología. Así pues, contratando nuestros servicios, te aseguras de que todas las estancias queden en un estado excelente.

De este modo, dejarás de lado todas tus preocupaciones y ganarás mucho tiempo. Tiempo que podrás destinar a otro tipo de actividades.

Por otro lado, en la limpieza de la casa también se debe tener en cuenta tareas como: la campana extractora, los electrodomésticos y todos aquellos objetos que, por falta de uso, pueden estar cogiendo polvo.

Consejos de limpieza

Para saber cómo empezar a limpiar una casa, una oficina o cualquier otro lugar, lo importante es que te adaptes a cada espacio. Por ejemplo, en una vivienda o en una oficina suele ser conveniente ir por partes y, en cambio, en una nave industrial se suele realizar la limpieza de golpe.

Al fin y al cabo, una limpieza general es aquella en la que se da un repaso completo. Está bien improvisar en la limpieza superficial que realices diariamente o semanalmente, pero en este tipo de limpieza no te lo puedes permitir. Estos son algunos consejos que debes seguir:

  • Aprovecha para realizar inventario. Te sorprenderá la cantidad de objetos que no necesitas para nada y guardas en armarios o cajones desde hace tiempo. Por ello, es interesante que te deshagas de ellos.
  • Limpiar de arriba hacia abajo. Este consejo es especialmente útil para tareas como quitar el polvo o limpiar la cocina a fondo.
  • Evitar los productos tóxicos. En la medida de lo posible, conviene no utilizarlos porque pueden ser muy perjudiciales. Algunos de los más habituales en la limpieza son el amoniaco, el cloro, el hipoclorito de sodio y muchos jabones.
  • Recordar dónde está cada objeto. Es habitual no saber el lugar en el que estaba cada objeto una vez finaliza la limpieza. Este error, sobre todo en oficinas, puede ser un gran problema porque pueden perderse documentos y, además, generar pérdidas de tiempo evitables. Es recomendable realizar previamente una fotografía con el móvil.

Contratar a una empresa profesional

Contratar a una empresa de limpieza es un consejo muy útil. Estas saben cómo limpiar rápido, lo que será un ahorro de tiempo considerable, y al mismo tiempo ser muy eficaces.

Imagina lo que tardas, por ejemplo, en limpiar una moqueta y lo difícil que es quede perfecta. En cambio, estas empresas cuentan con gente experimentada que conoce todos los trucos sobre el tema y además utilizan maquinaria de primer nivel que ayuda a lograr mejores resultados.

limpieza general

Por si eso fuera poco, también ofrecen:

  • Flexibilidad. Se adaptan a tus horarios para que la limpieza te sea lo más cómoda posible.
  • No hay ausentismo. Si una persona se pone enferma, no es ningún problema. Siempre tendrás personal disponible a tu servicio.
  • Tranquilidad. Por un lado, sabes que tu lugar de trabajo o de vida está en perfecto estado. Y por otro, que todos los profesionales cumplen los requisitos legales y no vas a tener ningún problema en el futuro.

En definitiva, te aseguran unas condiciones óptimas.

También hay que tener en cuenta otros tips de limpieza, antes citados, como planificar correctamente la limpieza general o concienciar de la importancia de llevarla a cabo.

Esperamos que te haya sido útil este post y ya sepas cómo afrontar una limpieza general. De todos modos, si tienes cualquier duda o quieres contratar una limpieza profesional, puedes contactar con nosotros. ¡Estaremos encantados en ayudarte!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies